ESCULTURAS POR INTERSECCIÓN ORTOGONAL

Ya desde hace tiempo mi búsqueda se dirige a la realización de esculturas partiendo de la aplicación de un "método riguroso", una especie de "programa" que, realizado paso a paso, conduce al nacimiento de la forma. Primero he encontrado el método de la estratificación, después el de la rotación (del cual han salido mis esculturas de geometría variable), últimamente he encontrado un método que he querido llamar “de las intersecciones ortogonales”. Este nuevo método consiste en cortar el material elegido siguiendo líneas bien definidas trazadas sobre dos caras perpendiculares de un cubo o de un paralelepípedo. Imaginar a priori lo que será el resultado final de esta operación es verdaderamente difícil, ya que el método de las intersecciones ortogonales parece tener un poder creativo propio: por ello el resultado es imprevisible a ciertos niveles; solamente cuando a los proyectos sigue la ejecución se ve emerger del bloque toda clase de formas extrañas, aéreas, sorprendentes, fascinantes. Cada obra realizada con este método exige diferentes etapas de preparación en un crescendo de emocionante suspense; búsqueda de las líneas puras que se deben interseccionar ortogonalmente, preparación de los equipamientos, ejecución final del corte propio y verdadero que desemboca en la alegre emoción de mirar por primera vez una forma nueva, que no hemos vista nunca antes, si el objeto satisface mis exigencias estéticas y mis expectativas; o al contrario, la desilusión de ver un objeto insignificante o banal. En suma, una formidable secuencia de emociones extraordinarias a las cuales no renunciaría por ninguna razón del mundo. Es así que he visto nacer la obra sinusoide achatada (intersección ortogonal de una sinusoide achatada con ella misma) o la espiral cuadrada (intersección ortogonal de una sinusoide amortiguada con una cosinusoide amortiguada) o el "quarchio" ( intersección de un cuadrado con un círculo) y la interesante espiral espacial (intersección ortogonal de dos espirales) etcétera. Pero lo más fascinante de este método consiste en la posibilidad de búsqueda que me ofrece. Estoy convencido que mientras más numerosas son las posibilidades de aplicación de un método, tanto más este es significativo. Tengo la sensación de haberme acercado de un paso más al núcleo fundamental de la naturaleza, a su esencia primaria.

Marzo 1994

Guido Moretti

click per ingrandire